viernes, 4 de mayo de 2012

SANTANERAS

Entrada al Parque Colegio Santa Ana



 Eramos distintas, o al menos nosotras nos veíamos diferentes al resto de colegialas de Valencia ¡narices! no en vano eramos "santaneras" y eso es algo que quieras o no te marca de por vida- de hecho seguimos y seguiremos siendo especiales hasta el final- nos reconocemos al hablar, por la actitud, el carácter y sobre todo por el genio- de geniales y malaléchicas- y sobre todo por ser como somos.
 Ser santaneras nos dio un carácter especial y un arrojo que no observo en el resto...-evidentemente hay muchas mujeres valientes pero creo, sin temor a equivocarme, que todas nosotras lo eramos y lo seguimos siendo-...y mientras que en los demás colegios las había o no, en el nuestro eramos una abrumadora mayoría de mujeres aguerridas, valientes, descaradas pero a la vez educadas, avanzadas, sin pelos en la lengua y sin miedo al que dirán. 
Quizas marcaron nuestra forma de ser algunos hechos diferenciales que hacían de Santa Ana un colegio distinto a los demás.
Una muestra de Santaneras


 Un de ellos- determinante- fue y creo que sigue siendo que no hubiera un colegio de chicos junto al nuestro. Para los más jóvenes me siento obligada a aclarar que en aquella época los colegios- normales- eran de chicos o de chicas y no había opción. Te criabas rodeada de personas de tu mismo sexo- lo cual tiene sus ventajas y obviamente sus inconvenientes- lo cual te marcaba indefectiblemente. 
Aquello de tener chicos enfrente- pensabamos entonces y con mucha envidia- debía ser algo maravilloso. 
Observarles a la salida, ligar, que te persiguieran (entonces eran ellos los que llevaban la iniciativa) incluso que se burlaran de tí, eso prometía ser una suerte de paraiso del que las santaneras no gozabamos. 
 Algunas privilegiadas teníamos hermanos mayores, casi siempre de Escolapios, lo cual suponía poder contactar con el sexo prohibido- porque prohibido estaba- conocer a los amigos de tus asquerosos o bordes hermanos, a los que encontrabamos guapísimos aunque no lo fueran, fundamentalente por nuestra escasa relación con ellos, enamorarnos de aquel primo de Elena o de Ana al que habíamos visto una vez en el cine de Escolapios y no  nos había hecho ni caso-  ahora que tengo un hijo de esa edad se positivamente que ni se dio cuenta de nuestra existencia- escribir su nombre en la carpeta, soñar con sus ojos cuyo color ni recordabamos porque una vez no da para más.....en fin imaginarnos como sería la vida de las asquerosas de Esclavas que les veían día a día, o las cursis de Guadalaviar que gozaban de los guapos chicos de El Pilar -los más guapos de Valencia sin duda alguna- o las del Loreto con los de Maristas- jamás conocí a ninguno, debían ser anodinos, aunque luego me casé con uno- ¡que suerte tenían! les veían todos los días, podían volver con ellos a casa, ligaban....Y mientras nosotras totalmente enloquecidas cada vez que algún pobre desgraciado de nuestra edad tenía la genial idea de ir a recoger a su hermanita...¡como lobas acechándole! se corría la voz "ha venido un tío" " está buenísimo" . El pobre sufría tal acoso que juraba por sus muertos que aunque su madre le amenazara con tortura china jamás volvería a pisar aquel recinto lleno de damas en celo.

Las monjas contribuyeron notablemente a nuestro carácter. No en vano la mayoría de ellas eran licenciadas- cuando entonces era algo inusual en una mujer y menos siendo monja- y aún cuando muchas de ellas vivían en los mundos de yupi, la mayoría tenían los pies bien asentados en la tierra y eran notablemente sensatas...obviamente siempre había alguna que te jodía la vida, pero eran las menos.
Mujeres cultas, preparadas y con cierto sentido común nos enseñaron que en la vida nos las teníamos que ver con muchos problemas y dificultades y las teníamos que afrontar solitas, sin tener que estar apoyadas en un hombre que nos sacara las castañas del fuego. Y sin prisa pero sin pausa hicieron de nosotras mujeres independientes, libres y autosuficientes.
 Una de las formas que tenían de aleccionarnos era la de no aceptar tonterías de ninguna clase- entonces los padres no iban al colegio a dar morcilla y amenazar al profesorado, simplemente dejaban hacer y confiaban en ellos- así día a día cuando ya eramos adolescentes insoportables la profesoras de matemáticas nos revisaba los cuellos, las orejas, nos hacía quitarnos el rimmel y la pintura de la cara que ¡francamente no se para que nos poníamos si no había chicos a los que ligar!....
Pelos como yo de pequeña
 Siendo yo bien pequeña y desastrada- como hoy día sigo siendo-  aprendíamos a escribir con pluma. Entonces se consideraba que era la forma más noble de escritura y aquellas estilográficas carecían de carga removible, se rellenaban con tintero mediante un émbolo que como fallara te llenaba el babi, la cara y las manos de tinta indeleble. Pese a mis notables esfuerzos...¡lo juro! acababa cual cebra ¡llena de tinta hasta las orejas! y por supuesto con mi melena por la cintura como la mujer de Tim Burton en sus peores pesadillas, la goma al final de la coleta- obligatoria en mi cole- las greñas de un gremlin enloquecido y la cara como un mapa llena de borrones. Aquel día la hermana "nomeacuerdocual"-bueno si me acuerdo pero no lo digo- me cogió de  la mano y pillando a otra niña de clase -la ejemplar por limpia, lista, educada y perfecta cuyo nombre sí recuerdo pero tampoco digo- nos llevó de aula en aula como muestra de lo que debía y no debía ser una niña ejemplar. Como comprenderán aquello me la sopló...conociéndome sabrán que me importó un rábano!...no tendría más de seis o siete años pero- como ahora- ya los tenía muy bien puestos y es más ¡me sentí como el ejemplo a seguir! por supuesto jaleada por mis amigas. No era la mejor forma de educar ni de formar a una niña pero a mí me sirvió como reafirmación en mi carácter que poco ha cambiado desde entonces...siempre a mejor. Si alguna vez volvieron a joderme- que lo hicieron- no sirvió sino para que siga siendo como soy y cada vez más orgullosa de serlo. Una santanera como muchas somos, alegres, agerridas, valientes, descaradas, autosuficientes y con un carácter especial que nos hace ser como somos "SANTANANERAS".

Con uniforme, seria y muerta de risa

Hay mucho más para seguir contando y no duden que lo haré, lo tengo medio escrito, recuerdo tantas cosas que me ocuparían un libro, así que poco a poco las iré desgranando y con ayuda de mis amigas- que espero que me manden anécdotas- podremos completar el cuadro de aquellos años jodidos y maravillosos a la vez...y no sigo porque esto me ha quedado demasiado largo

PD: obviamente hoy es viernes y escribo con un gin-tónic y un purito...como siempre.



32 comentarios:

  1. para que no quede en blanco que no me gusta nada, pongo yo el primer comentario para romper el hielo...ale ánimo y las santaneras supongo que tendreis algo que decir aunque se admiten sugerencias de todo tipo...incluidos los colegios cursis y los de tíos...........bss

    ResponderEliminar
  2. Qué guapa, Marisita...!!! Con la última entrada de tu blog, me has evocado mis tiempos en Los Salesianos de Cuenca, también jodidos y maravillosos, tiempos de tardofranquismo y nacionalcatolicismo severo, en la España profunda. Casi Ná. Menos mal que luego vino la escala en el Instituto de mi pueblo, donde conocí a mi primer amor y más tarde recalé en la Academia Castellano. Allí conocí a tu chico. Ese centro sí merece una novela. Puro surrealismo. Si lo cogen Berlanga, Almodovar y hasta Buñuel, hacen una trilogía. Un beso, Budyalen. P.D.: ¿La que se está comiendo el polo es una amiga tuya Arquitecta?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno yo aquello del nacional-catolicismo no lo viví demasiado, si recuerdo que las mayores subían las escaleras cantando "Montañas Nevadas" pero yo no sabía ni que significa esa canción, solo me parecía bonita..nunca la cantamos nosostras...fuimos ya los últimos coletazos y nos afectó poco. Cuando quieras escribimos sobre Castellanos pues habrá mucha tela que cortar y mucho que relatar por lo que contais....y si es mi amiga la arquitecta...con la que me lo pasó en grande cuando salimos, ella fue la inspiradora del post de Mis Amigas...besos

      Eliminar
  3. Bueno pues yo soy una de esas asquerosas esclavas de las que “disfrutaban” de los escolapios...aunque más bien los sufríamos...¡¡nos levantaban las faldas del uniforme!!...pero sí, recuerdo las horas y tardes tonteando con ellos en la Pérgola...
    Guardo un recuerdo único de esos años de mi vida...de hecho cuando me reúno con mis amigas “las esclavas” (que ahora es cada vez más a menudo...) raro es el día en que no recordemos alguna anécdota, gamberrada, etc de aquella época...y nos reímos hasta dolernos las mandíbulas. Esas amistades perduran...somos realmente muy distintas...pero ahí estamos...unidas...y con el espíritu más joven cada vez. Somos como somos, en gran parte, por lo que marcaron aquellos años en nuestras vidas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. assquerosas o lo siguiente ¡menuda suerte teniaís de ver a los chicos todos los días! nosotras mientras tanto acechando a todo incauto varón que osara cruzar el callejón que lleva al colegio...mi hermano Ángel contaba y no paraba, las persecuciones a que os sometían y las trastadas que os hacían...tenían a todas clasificadas y muchas tenían motes...eran de lo más borde que había...tienes razón aquellos años nos hiceron ser- en gran medida- lo que somos ahora....y ¡como nos reímos! de hecho con las amigas de entonces es como si no hubiera pasado el tiempo, las ves iguales que eran, te ries igual y tienes plena confianza....como entonces...

      Eliminar
  4. Bufff qué tiempos aquellos, los recuerdo con auténtico cariño. Lo bien que lo pasábamos!!! Yo tenía hermanos y por eso quízá no recuerdo echar de menos chicos cerca del cole, pero si que recuerdo cómo acosábamos a los pocos que se atrevían a entrar en él. Sigue recordando Marisa, me encanta volver a esos días tan divertidos, la verdad no guardo ningún mal recuerdo... creo...
    Cuca

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno alguno hubo y lo recordamos la otra noche...¡nos metieron miedo para morirnos en aquella ocasión!...eramos gamberras y bordes y entiendo que los profesores estuvieran hasta el mismísimo de nosotras...hay mucho que contar así que se admiten propuestas, yo me acuerdo de tantas cosas que necesitaría un libro para desgranarlas....lo que más risa me da es que parecía que estabamos todas en celo....¡pobres chicos!

      Eliminar
    2. Bueno alguno si hubo y lo recordamos la otra noche...¡como nos hicieron cagarnos de miedo aquella vez! y la bofetada que me dieron....tu tenías la suerte de vivir en el Barrio y poder bajar a la calle..¡que envidia me dabas!...aunque siempre que me dejaban iba por allí....seguiré recordando porque tengo para parar un tren y necesitaría un libro para ponerlo todo...guauuu¡que bien lo pasamos! y hay que ver lo bordes que eramos...mas malas que Caín..no me estraña que tuvieran estrés y escuatro los profesores y algunas monjas...otras eran bordes de nacimiento...

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Pues muchas gracias seas quien seas...tendría unos quince o dieciseis y yo creo que no tener preocupaciones ni problemas influía.....y ¿Quien no está guapa en la edad de la niña bonita?....pues ninguna

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  6. Como marcaba a los chicos atravesar aquel callejon y entrar en un patio lleno de arboles con el charquito y la rotonda y la hermana A. tirándolos con cajas destempladas! Aquellos atrevidos que pasaban hasta el final, ya que la mayoria se quedaban nada mas atrevesar el callejon. Bueno recuerdo valientes que entraban con las motos ("lobitos" y otras marcas de pro.
    Del detalle de la limpia (con pirri) y la sucia (con trrenza) me acuerdo como si fuera ahora mismo. Se ve que los ños nos acercan a nuestros viejos recuerdos!.
    Hay muchos mas: el club donde ibamos a cantar, hablar de nuestras cosas y sobre todo.. a fumar! hasta que claro, nos pillaron.
    Cosas de Santana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La hermana Esmeralda, salió con una escoba a tirar a Javier que vino a por mí en su moto...casi me parto aquel día y Javier más...yo la veía anciana a más no poder y supongo que no lo sería tanto, pero se gastaba un genio de muerte...lo del paseo por las clases creía que sólo lo recordaba yo...¡como se pasaban las monjas! ¡menuda forma de educar! era para dejarte traumatizada pero a mí ¡plin!...es más como he dicho la otra me daba pena por ser tan perfecta....¡ostras del club no me acordaba! me iré apuntado cosas para escribirlas...y ¿cuando salía la Gorda a la calle para pillarnos fumando? ¡que tía!....en fin ¡que bien lo pasabamos!

      Eliminar
  7. Os acordáis del pobre hombre de Nocilla. Llegaba con su coche con el logo de la marca el la puerta, la abría y se oía un grito de decenas de voces al unisono: "Un hombre" y el pobre desgraciado con los ojos que se le salían de las órbitas, al ver llegar una avalancha de desquiciadas jovencitas con el babero del colegio unas y otras las mas mayores con el uniforme, agarrándose a la verja, que las separaba de el y el agradeciendo a Dios la existencia de la misma. Aun me pregunto que habrìa pasado si un dìa hubiese cedido la verja. Ese pobre si que tenia un trabajo de riesgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juasjuas....¡buenísimo Bego! de eso tampoco me acordaba....¡pobre chico! y todas como locas a por la Nocilla y de paso mirarle...¡cuanta hambre había entonces,jeje! -en todos los sentidos-....yo siempre soñaba con que viniera el de Tulipán en helicóptero como en la tele, pero no se dio el caso..¡lástima!...la verja era sólida yo creo que estaba hecha con toda la idea...

      Eliminar
  8. Yo recuerdo a Cesar, el entrenador de balonmano y primer jovencito que venía tres veces a la semana al colegio. Yo creía que tenía los mofletes rojos por naturaleza, ahora sé que era el rubor y la vergüenza de soportar todas las miradas de sus discipulas. Yo fuí, por poco tiempo una de ellas, y es que cuando quiso probar nuestra potencia en el lanzamiento a portería, yo imaginé en mi una fuerza de la que carecía y cuando fue mi turno, corrí vigorosa y al llegar al punto de penalty frene en seco, perdí la pelota y caí desplomada por el desequilibrio que yo misma había provocado. Recuerdo aquella sensación de ridículo medio arrodillada en el suelo y con la cara cobijada por mi coleta que salió impulsada hacia delante por la inercia del frenazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. No me acordaba de él y eso que también me apunté un tiempo al equipo de balonmano...recuerdo que había otro que era muy guapo y el pobre debía sentirse acosado por tanta adolescente hormonada...no me pega nada que pudieras hacer mal algo y precisamente en deporte...yo era malísima pero como siempre he sido tan bruta me divertía el balonmano no así la gimnasia que la odiaba...no sabía ni hacer el pino...me tuviste que enseñar tu y al final ¡lo conseguí!...se agradecerán contribuciones de anécdotas para relatar en otros posts...bsitos y a ver cuando hay cena......¡ganas tengo!

      Eliminar
  9. Yo jugué a balonmano hasta que me fuí del cole. El moreno era Cesar y el rubito con mofletes ruborizados era Oscar. Y conseguimos quedar cuartas de España!! También recuerdo las excursiones para vaciar la papelera antes de la hora de la comida, cuando las mesas estaban ya montadas y como tú, Rosalía y yo robábamos pan, jajajaja dejábamos los platos vacíos!!
    Y, ese compañero "de coló" que tuvimos algunos años!!! Era hijo de un futbolista, no?? porque había chicos?? no me acuerdo bien!! Tambien recuerdo el año que "NO me tocó" la lotería y les tocó a un montón de nuestras compañeras de curso el godo!!! que rabia me dió haberles dicho tantas veces que no quería comprarles una participación!!

    ResponderEliminar
  10. Había un entrenador que era muy guapo ¿no?...yo también jugué pero creo recordar que no solo era mala sino que no me gustaba mucho y creo que me lo dejé...(joé como va el alemán)...como la comida era tan asquerosa robabamos las galletitas de letras y el queso cuando tenían a bien ponerlo...y luego distribuíamos los restos en los platitos...¡que asquerosa era la comida!...El niño era hijo de Waldo el jugador del Valencia y entonces eramos pequeñísimas..luego ya no hubo chicos ¡se deshicieron de ellos!...¡lástima!...También ibamos a la capilla a ver si la Virgen nos sonreía..juajua....y lo de la lotería ni me lo recuerdes que mi madre no lo ha olvidado!! el otro día mismo no se qué dijo al respecto..¡que tía!....con los restos que me vais contando haré otro....lo del club dónde fumabamos, la gruta de la Virgen, la monja muerta...............besos

    ResponderEliminar
  11. y vosotras que sois mucho mas viejas no os acordais de cuando el profesor de ingles trajó al cole a sus dos hijos a dar clase, uno se llamaba Vicente y el otro creo que se llamaba Carlos estaba buenisimo y todas estabamos como locas por el y al final vino el profesor de ? (no digo la asignatura para que no lo sepa nadie),que llego a ligar con alguna de las alumnas, me imagino que la presión llegó a ser insoportable, menuda juria de fieras desesperadas y apartadas de todo contacto con los machos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡viejorra lo serás tu guapa!! ¡claro que me acuerdo!...había uno que estaba como un tren..del siguiente me acuerdo pero no lo tuve,os daba a las de EGB las del Bachiller auténtico y bueno no llegamos a tenerle....estabais todas loquitas por el....

      Eliminar
  12. Yo iba a las fiestas "de tarde", por supuesto, que organizaba el novio de una de las chicas de Santa Ana en una discoteca que había en el palacete de Ayora en la calle Santos Justo y Pastor...Divertidísimas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno las organizabamos nosotras con él...no diré su nombre ...- fuimos pioneras en eso- para pagarnos el fin de curso de 6º de Bachiller..la discoteca se llamaba Paradís y el sitio era fabuloso...había tres pisos cada uno con un tipo de música y en una ocasión recuerdo que vino la policía no tengo ni idea de porqué..pero el susto que pasamos refugiadas en el palomar de arriba no nos los quitó nadie......

      Eliminar
  13. Hola! Me acabo de encontrar con este blog. Yo también fui santanera y me acuerdo de la hermana Cristina, la directora, que era muy clasista y se pasaba las clases de literatura contándonos las niñas "bien" que tenía en el cole de Sevilla. De cuando nos escondíamos en el armario de la clase para no ir a misa, de los cigarrillos sueltos que comprábamos en el kiosco que había en la puerta, de los hermanos Tamarit, profes de inglés, que nos daban clase a las de EGB y después en BUP. El mayor, Vicente, tenía muy mala leche (supongo que bregar con una clase de niñas debía ser droga dura!!). De la hermana Amparo, que nos daba música y estaba como un cencerro pero, curiosamente, le dijo a mi madre que yo tenía mucha facilidad y me metieron en el Conservatorio y ha sido (y es) mi profesión. Yo guardo, como vosotras, muy buenos recuerdos de Santa Ana y suscribo todo lo que has dicho sobre ser mujeres independientes! Por cierto, tengo 50 años así es que supongo que habremos coincidido. Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Charo gracias por leer mi blog...me pillaste fuera cuando escribiste por eso te contesto ahora....seguro que coincidimos aunque tu eres menor, irías probablemente con mi hermana Begoña...Santa Ana fue un colegio distinto al resto de los de Valencia, quizá por su ubicación o yo que se porqué, pero el caso es que no nos parecíamos a ninguna de los típicos que yo conocía.....continuaré escribiendo si me inspiro porque hay mucho que contar...y reitero las gracias

      Eliminar
  14. Hola! Claro, Begoña Amutio era de mi "quinta" aunque no íbamos a la misma clase, pero llegamos a hacer un "bolo" en Bounty Saler con las hermanas Furió. No se sí ella se acordará!! Mare meua!!
    Por cierto, en una de las fotos de santaneras está mi hermana Laura. Es cuatro años mayor que yo, pero también está estupendísima, como no. Un beso. Escribes muy bien y es muy ameno leerte!

    ResponderEliminar
  15. Gracias Charo...ya se lo comentaré a Begoña....yo si que me acuerdo de aquello de Bounty porque estuve esa noche...las hermanas Furió han sido parte de mi vida, me pasaba el día en su casa...con Ana que es una de mis mejores amigas....a la que no veo es a tu hermana en la foto, dime cual de todas es plis, porque no la identifico...se quien es pero no la encuentro....besos y me alegro que te guste mi blog...seguiré en ello

    ResponderEliminar
  16. Pues Laura es la tercera por la izquierda de las que están de pie. Aunque la foto no está muy nítida, la reconozco. También a su amiga Rosalia Domenech que es la única que lleva gafas y que era muy gamberra. Ahora es neumóloga!!
    Sigue escribiendo cosas de santaneras, porfa! Qué lo pasamos muy bien!
    Un abrazo y feliz año!! (Que sea un poquito próspero, que ya toca, no?)

    ResponderEliminar
  17. Yo tambien fui santanera, y pertenecia al grupo de balonmano, el entrenador rubio era Oscar Estivi y creo jugaba en el marcol, que recuerdos y los partidos en el colegio de los Dominicos, al principio teniamos a la profesora de gimnasia no recuerdo su nombre y los uniformes de deportes que eran de tela y con bombachos... y como se enfadaban las monjas cuando haciamos acrobacias en la bola del recreo, espero que sigas escribiendo historias de aquellos tiempos, recuerdo a la hermana Juana que nos daba geografia y a la hermana Mazon y a su sobrina Mª Amor, que gamberras eramos
    Un saludo

    ResponderEliminar
  18. Yo también fui santanera, y jugaba al balonmano con Oscar la profesora de gimnasia era la Monti tal y como la llamábamos "que dura " , últimamente me he encontrado con antiguas compañeras, tendremos que pensar algo para ver como quedar de nuevo todas las podamos de clase,contarnos nuestras experiencias en la vida..... somos las nacidas en el 65 unas jovencitas , pero no tengo ni idea como localizar a la gente

    ResponderEliminar
  19. Si es verdad era Carmen Montesinos y la llamábamos la Monti ahora me acuerdo, yo soy del 58 por lo que supongo no coincidimos, a mi también me cuesta encontrar a las compañeras, yo estuve en el colegio hasta 4 de bachiller, me acuerdo de Silvia que siempre la liaba en clase de Marilo con la que después fui a otro colegio y que los domingos quedábamos para ver jugar a Oscar

    ResponderEliminar