jueves, 19 de febrero de 2015

VAMOS GANANDO BATALLAS




Vamos ganando. 
No se cómo terminará, pero de lo que sí estoy segura es que la victoria moral será total.
Nos han machacado,  nos han hundido, pero no han acabado con nosotros.
¡Qué fácil es  parapetarse detrás del nombre de un periódico! 
¡Que fácil escribir lo que te viene en gana sin miedo! 
El repórter Tribulete  "que en todas partes se mete" no tiene miedo. Le amparan una Editorial, un nombre comercial y un director. Si hay demanda y condena, él no paga, paga la compañía de seguros, la empresa o su puta madre, pero nunca él.
Él es un hijo de la gran chingada que ha decidido ir a por una alcaldesa pegando una patada en nuestro culo.
Ya no tengo nada que perder, él ha conseguido que lo pierda todo y no tengo miedo. He pasado mucho, y más que espero, pero no podrá conmigo.
 
No podrá con nosotros.

Da pena el panorama de la prensa española. Se ha abierto la caza de brujas, y como decían el otro día en la radio - soy una forofa de ese medio- "hay demasiados autos de fe hoy día". Hay que hundir a todo lo que se mueva, hay que joder al rival, y si es posible mentir, que mucho se miente en prensa.
El TC -leasé Tribunal Constitucional- decidió en su día que el "derecho a la información prima sobre el derecho al honor" cargándose de golpe y sin aviso previo toda la doctrina del Tribunal Supremo sobre la materia. 
Éste tuvo que adaptarse a toda velocidad y ¡nos han jodido!
Parece que las tornas van cambiando ante los abusos de la prensa, pero no hay que cantar victoria.
Los  jueces no son tontos y ven el abuso, la persecución, la obsesión de algún mal  periodista  en casos escandalosos, como el nuestro.


No voy a abogar para que los periodistas sean imparciales, se que es imposible, igual que con los jueces, pero si deberían ser objetivos o por lo menos intentarlo. La Judicatura trata de serlo y la mayoría lo consigue, pero me temo que el mundo de la prensa está demasiado prostituido. Hay demasiados intereses en juego: empresas que pagan para que sólo se hable bien de ellas, particulares o políticos que jamás de los jamases son nombrados -pese a haber auténticas sombras de duda sobre ellos, y no voy a dar nombres, todos los conocemos- se que hay políticos que pagan a determinados medios para que ni los nombren, sé que hay empresas que financian partidos o Grups que sólo obtienen noticias positivas, sé que el medio del que hablo nos ha amenazado, ha advertido que no sigamos por esta línea, que no mandemos mas notas de rectificación, que no jodamos en definitiva.

 Pero insisto, ya no me queda nada que perder, en esto, y siento lo que voy a decir, soy como los terroristas suicidas:
 voy a muerte, hasta el final y no me amilanan sus "estupendosabogadospijosdemadridquevienenenelave"
 ¡me la bufa! estudio, trabajo y les voy a coger la delantera.
¡No nos vencerán!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada